Francia inicia la transformación de su modelo portuario

Comparte este artículo
4.3
(3)

El modelo de gestión portuaria francés ha iniciado un proceso de cambio que pronto podría ser imitado por otros países del entorno. Con la caducidad del mandato del directorio del puerto de Nantes Saint-Nazaire y el nombramiento de un nuevo Consejo Rector de Supervisión (similar a un Consejo de Administración), el modelo portuario galo se encamina hacia una descentralización administrativa, más acorde a los nuevos tiempos.

El actual modelo está compuesto por 66 puertos comerciales y distingue entre puertos estatales, los once Grandes Puertos Marítimos (GPM) con propiedad y gestión centralizada en el Estado; un puerto de interés estatal (St-Pierre et Miquelon); los 17 puertos metropolitanos, gestionados por las Regiones; y otros 500 puertos menores (pesca, ocio y comerciales), que pueden ser gestionados por las Regiones o las Comunidades.

Bajo el mandato del primer ministro Edouard Philippe, hijo de estibador y antiguo alcalde de Le Havre, un buen conocedor de la problemática portuaria, en 2017 se adquirió el compromiso de realizar actuaciones para mejorar la competitividad de los puertos franceses. Tras dos años de reflexión, se ha decidido emprender un innovador cambio en la gobernanza portuaria.

El nuevo sistema francés se acerca a las peticiones realizadas en multitud de ocasiones por los responsables autonómicos, empresariales y portuarios de nuestro país, donde se solicita una mayor autonomía en la gestión en aras a ganar competitividad

Tres ejes principales

El Estado se reserva la titularidad de los puertos pero cederá la gestión a la Regiones excepto en tres ejes principales, considerados estratégicos. Así se mantiene el eje “Sena”, que incluye los puertos de Le Havre–Rouen–París, ya agrupados en Haropa; el eje “Ródano-Saona-Mediterráneo”, que agrupa a Marsella- Fos; y el puerto de Dunkerque.

El resto de enclaves portuarios, aunque permaneces bajo titularidad estatal, pasarán a ser de gestión de las Regiones, similares a nuestras Comunidades Autónomas. El primero en experimentar el cambio ha sido el puerto atlántico de Nantes Saint-Nazaire, el cuarto puerto francés. Así, con la renovación para los próximos cinco años del Consejo de Supervisión, Francis Bertolotti ha sido sustituido por Christelle Morançais, presidente del Consejo Regional del País del Loira, siendo la primera vez que un presidente de Región ocupa el puesto en uno de los GPMs.

Nantes Saint-Nazaire es el cuarto puerto francés en volumen de mercancías

En aplicación de los artículos L. 5312‐6 y L. 5312‐8 del Código de Transportes francés, los GPM son dirigidos por un Directorio bajo el control del Consejo de Supervisión. El Directorio se ocupa de la acción ejecutiva y es responsable de la gestión, mientras que el segundo órgano se ocupa de la orientación estratégica y ejerce un control permanente de la gestión. El Consejo de Supervisión está compuesto por 18 miembros: cinco representantes del Estado, cinco representantes de colectivos locales, tres representantes del personal del puerto de Nantes Saint-Nazaire, y cinco personalidades cualificadas.

Un modelo inédito

A escala francesa, la nueva configuración de mando y gestión es inédita y se asimila más a los modelos de algunos puertos del norte europeos que integran las colectividades locales en la propiedad y la gobernanza, como Rotterdam, Amberes, Bremen o Hamburgo. El puerto de Nantes Saint-Nazaire pretende así reforzar sus servicios en beneficio de las empresas de hinterland, que se extiende desde Bretaña hasta el norte de Nueva Aquitania y hasta la región Centro Valle de Loira. Su ambición es convertirse en el gran puerto del Oeste.

Cabe recordar que se trata del cuarto puerto francés en volumen de mercancías y es una empresa, a la vez instrumento industrial de desarrollo económico y de planificación estratégica. Acoge cada año cerca de 3.000 escalas de buques, 800 trenes de mercancías y 400 convoyes de barcazas fluviales. La actividad del puerto de Nantes Saint-Nazaire genera 24.400 empleos en su hinterland cercano, de los cuales 7.700 son puestos de trabajo marítimo-portuarios y 16.700 empleos industriales y de servicio. Entre los empleos directamente generados por esta actividad logística figuran unos 500 asalariados del propio puerto y otros 2.500 empleados en las numerosas estructuras que intervienen en la recepción de los buques y en el tratamiento de las mercancías, como consignación, practicaje, remolque, amarre, estiba y manipulación, almacenamiento o preparación de pedidos.

Resultó interesante?

Click en las estrellas

Puntaje Promedio 4.3 / 5. Votos: 3

Este artículo aún no tiene votos, sea el primero!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *