“Si no se unifican los datos y las normas de proceso, la cadena de suministro seguirá estando fragmentada”

Comparte este artículo
1
(22)

Hannah Nguyen, directora adjunta de la Iniciativa sobre Normas Digitales (DSI, la sigla en inglés) de la Cámara de Comercio Internacional (CCI), abordó recientemente cómo la DSI está colaborando con otros actores para avanzar en la agenda de digitalización y por qué la federación Internacional de Asociaciones de Transitarios (FIATA, entidad que agrupa a asociaciones de empresas de logística y transporte) es una parte integral de este esfuerzo colectivo.
Nguyen se incorporó a la DSI procedente del grupo C. Steinweg, una de las mayores firmas de almacenamiento y transporte de mercancías. Su experiencia en el proceso predominantemente basado en el papel y las ineficiencias asociadas al mismo la llevaron a dirigir el compromiso de la industria con el desarrollo, la adopción y la promoción de normas dentro de DSI.
En entrevista con la revista de FIATA, destacó que hoy “existe una oleada de esfuerzos colectivos para acelerar la digitalización del comercio. El mundo lleva más de dos décadas intentando digitalizar el comercio, con valiosas lecciones sobre lo que no funciona. A pesar de las numerosas soluciones existentes en el mercado, los conocimientos de embarque electrónicos (eBL) sólo representan el 0,1% de todas las emisiones. Esto se debe en parte a los impedimentos legales en la mayoría de las jurisdicciones, pero esto está cambiando rápidamente”.
Dijo que “cada vez más países quieren adoptar la Ley Modelo de la Comisión de las Naciones Unidas para el Derecho Mercantil (CNUDMI) sobre Registros Electrónicos Transferibles (MLETR). Sin embargo, gran parte de la razón es la falta de estandarización. Cada solución tecnológica de eBL tiene sus propias definiciones sobre lo que es un eBL y los términos específicos que rigen su uso entre los usuarios de la plataforma. Esto limita en gran medida la escalabilidad, ya que incluso los cargadores, transportistas y transitarios con más recursos no pueden permitirse el lujo de inscribirse en todas las plataformas y atender a diferentes procesos operativos.”
Sobre cómo resolver la interoperabilidad y cuál es el papel de las normas en este panorama, planteó que “cada vez se reconoce más que sin un lenguaje común y un marco común para transmitir ese lenguaje, muchas cosas no se entenderán. Un ejemplo que se cita a menudo es el de la comunicación móvil. Hoy en día, prácticamente se puede utilizar cualquier teléfono con cualquier red nacional de telefonía móvil, marcar un número internacional y conectarse con una persona al otro lado del mundo”. Y esto, precisó, “sólo es posible gracias a las normas aplicadas internacionalmente que hacen que las telecomunicaciones sean accesibles y asequibles para todos”.
Nguyen apuntó que “no se puede decir lo mismo del comercio internacional hoy en día. Muchos de nosotros utilizamos sistemas internos y de terceros ‘cerrados’ que no ‘hablan’ entre sí. En el caso de los envíos multimodales, por ejemplo, sigue habiendo mucha intervención manual y reintroducción de los mismos datos a medida que las mercancías pasan entre los modos de transporte y los agentes de la cadena de suministro. Si no se unifican los datos y las normas de proceso, la cadena de suministro seguirá estando fragmentada y no será óptima”.
Indicó que “ha habido muchos intentos de resolver este problema, aunque con un éxito limitado. La DSI fue creada en 2020 por la CCI en colaboración con el Banco Asiático de Desarrollo (BAD) y el Gobierno de Singapur para liderar el esfuerzo global de conectar estas ‘islas digitales’. Nuestro objetivo es crear un ecosistema basado en estándares que permita a todos los actores digitalizar -y optimizar- a escala”.

IMPULSAR LA CONCIENTIZACIÓN

Nguyen sostuvo que la estrategia de DSI para crear dicho ecosistema es “reutilizar, no recrear, y colaborar con todas las personas e iniciativas afines. Sabemos, por ejemplo, que la FIATA está digitalizando el conocimiento de embarque de transporte multimodal de la FIATA (eFBL) en código abierto. Naturalmente, lo apoyamos porque la FIATA es la mejor situada para llevar a cabo esta importante misión para el sector del transporte de mercancías. No tiene sentido que lo haga DSI. El valor añadido que aportamos es el de impulsar la concientización, obtener comentarios e impulsar la adopción de estas normas gracias a nuestra estrecha conexión con la comunidad empresarial en general”.
“Además, la CCI tiene otras muchas reglas, marcos y normas que apoyan el comercio internacional y que podemos garantizar que se armonicen con estas normas. Un ejemplo es nuestra Reglas y Prácticas Uniformes para Créditos Documentarios, que cuenta con un suplemento para la presentación electrónica de documentos para los bancos. En última instancia, todas las partes interesadas que interactúan con el documento, incluidos los bancos, las aduanas y los reguladores, deben incorporar estas normas en sus flujos de trabajo para permitir una integración significativa de principio a fin”.
Consultada por cómo se garantiza que las normas existentes y las que se están elaborando, como la eFBL, se adopten de forma significativa para mover la aguja, respondió: “Combinamos activamente los esfuerzos de desarrollo de normas con la promoción y la educación. El pasado agosto, DSI creó un nuevo Consejo Consultivo de la Industria (IAB, su sigla en inglés) con representación interregional e intersectorial para facilitar la aceptación y adopción de normas comunes. También hacemos gran hincapié en la educación. La normalización sólo es eficaz cuando el mundo sabe cómo aplicarla. En este sentido, estamos trabajando con múltiples socios de conocimiento para producir una formación relevante en un futuro próximo”.
Respecto del rol del sector público en este escenario, afirmó que “los gobiernos y las organizaciones intergubernamentales tienen un gran papel que desempeñar en cuanto a la colaboración internacional y la adaptación de la legislación nacional al MLETR de la CNUDMI. Hemos asistido a un enorme aumento de la voluntad política de aprovechar la digitalización para la recuperación económica tras la pandemia. Es uno de esos raros temas en los que no se aplica la mentalidad de suma cero. De hecho, cuantas más jurisdicciones creen un entorno propicio para la digitalización, mayor será el efecto multiplicador”.


Fuente + Imagen: fiata.com – http://ow.ly/ddZB30rSSEe

Para #Porthink : Claudio Abarca

#EtiquetaMarketingGroup

Resultó interesante?

Click en las estrellas

Puntaje Promedio 1 / 5. Votos: 22

Este artículo aún no tiene votos, sea el primero!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *