Economía azul en Europa ya emplea a casi 5,5 millones de personas y sigue creciendo como polo laboral

Comparte este artículo
4
(44)

La biotecnología, la energía oceánica o la prestación de servicios ecosistémicos son algunas de las nuevas áreas con una alta capacidad de desarrollo y creación de empleo.

El potencial de innovación y crecimiento de la economía azul la convierte en uno de los principales motores de la economía europea y una opción para crear nuevos puestos de trabajo, tanto en sectores ya consolidados como en otros emergentes, según destaca un reciente artículo publicado en la web de Innovación del Puerto de Barcelona.

“La economía azul es aquella que reconoce el valor de los mares, los océanos y las costas como motores de la economía por su potencial para crecer de forma sostenible. Actualmente, y de acuerdo con ‘The EU Blue Economy Report 2021’ de la Comisión Europea, los sectores más establecidos emplean a 4,5 millones de personas de forma directa y se espera que la cifra se duplique para 2030. Además, la economía azul tiene la capacidad de fomentar una explotación responsable a nivel medioambiental, para garantizar que estos empleos y la creación de riqueza sean sostenibles en el tiempo”, parte afirmando el artículo.

“La economía azul representa un concepto innovador, integrador y con repercusiones a nivel mundial, tanto por su potencial económico como por el hecho de que puede utilizarse para reducir la degradación ambiental”, explica Juan Vidal, coordinador del Proyecto Atlazul del Campus de Excelencia Internacional Global del Mar (CEIMAR). “Los océanos son visualizados como espacios de desarrollo donde se integran la conservación, la energía sostenible, la producción y la extracción de riqueza, entre otros”.

Según Vidal, la sostenibilidad es una obligación y un hilo conductor transversal en las estrategias de todos los sectores relacionados con la economía azul. Algo que resulta fundamental para propiciar un crecimiento inclusivo y real.

NUEVAS OPORTUNIDADES

De acuerdo con el informe “Guía laboral: trabajos en la economía azul para gente joven”, elaborado por The Blue Generation Project, la economía azul genera empleos en sectores basados directamente en el mar, como la pesca y la acuicultura, el transporte marítimo, el turismo costero o la energía eólica y oceánica. Los crea también en otros relacionados con el mar, como son el procesado de marisco, la biotecnología marina, las actividades portuarias y la construcción y el mantenimiento naval.

Estos son, en su mayoría, sectores muy relevantes que generan numerosos puestos de trabajo a lo largo de toda la costa europea. “Según la Comisión Europea, el empleo ha crecido un 10 % en el turismo costero y un 25 % en las actividades portuarias entre 2009 y 2017”, confirma Vidal. Otros ámbitos, como los del transporte marítimo y la construcción naval, también han visto aumentar los niveles de empleo en los últimos años.

Además, la economía azul genera puestos de trabajo en aquellas actividades que tienen relación de algún tipo con los sectores costeros o marítimos, como el salvamento, la protección del medioambiente, la educación o la investigación.

Entran en juego, también, los empleos derivados de sectores emergentes. Algunos ejemplos son los relacionados con el capital natural, los servicios ecosistémicos o la biotecnología. “Los sectores emergentes ofrecen un potencial significativo de crecimiento y empleo, especialmente en los ámbitos relacionados con las energías renovables”, dice el coordinador del Proyecto Atlazul. “Las renovables marinas eólicas, por ejemplo, han experimentado un crecimiento exponencial. En 2008, fueron responsables de 20.000 puestos de trabajo, una cifra que se elevó hasta los 210.000 en 2018”.

De acuerdo con Juan Vidal, todos los ámbitos comparten un denominador común: la innovación y el desarrollo de nuevos productos. “Esto está exigiendo ya una mayor especialización, al mismo tiempo que se abren nuevos espacios de crecimiento y empleo”, expone.

EL ROL DE LOS PUERTOS

Los puertos están ligados, de una forma u otra, a numerosos sectores que forman parte de la economía azul. De acuerdo con el informe “Guía laboral: trabajos en la economía azul para gente joven”, más de 270.000 personas trabajan en puertos, almacenes o infraestructuras marinas en los países de la Unión Europea. El transporte de mercancías, por otro lado, da empleo a más de 267.000. A todos estos se suman los puestos ligados con el turismo, la seguridad, los servicios tecnológicos o la venta y alquiler de embarcaciones de recreo, entre otros.

Actualmente, uno de los retos de los puertos es reducir las emisiones de gases de efecto invernadero de sus actividades y minimizar su impacto en el medioambiente. Para conseguirlo, deben realizarse cambios en las infraestructuras, mejorar la eficiencia energética de los buques, apostar por combustibles alternativos y mejorar los sistemas de control y monitorización. Toda una serie de procesos que, si se enfocan correctamente, pueden favorecer la creación de empleo.

“En este sentido, la estrategia de economía azul va a crear y diversificar el empleo y va a permitir la posibilidad de formarse en actividades complementarias”, dice Vidal. “Por otra parte, los puertos deben redefinirse como tractor de otras actividades y establecerse como puertas de enlace y hubs para la economía azul”.

DE BARCELONA A ALGECIRAS

Según datos de la Red Española del Pacto Mundial, esta economía aporta el 5% del PIB mundial y, a nivel del Estado, genera unos 23.000 millones de euros de valor añadido bruto y más de 691.000 puestos de trabajo.

Con la premisa de que no existen ciudades inteligentes si no hay puertos inteligentes, el Port de Barcelona y el Ayuntamiento de la ciudad han presentado un proyecto para potenciar la economía azul y conseguir que los beneficios reviertan, también, en el resto de la urbe. Este proyecto, para el cual el ayuntamiento de la ciudad y el Port de Barcelona han firmado un acuerdo de colaboración, pretende fomentar el desarrollo del sector marítimo y la economía azul en la ciudad, especialmente en la zona litoral, dedicando espacios específicos para la creación de entornos de innovación y fomentando la formación superior y profesional en este ámbito.

Estos proyectos facilitarán la creación de nuevos puestos de trabajo de calidad dentro de un sector que actualmente ocupa unas 15.000 personas y genera 3.750 millones de euros de facturación anual en la ciudad de Barcelona, ​​representando un 4,3% de su PIB y el 1,4% del empleo.

El de Algeciras es también un buen ejemplo para entender cómo un puerto puede convertirse en un motor de desarrollo económico y social. “Es un importante nodo innovador, líder en la implementación de soluciones inteligentes destinadas a dar seguridad y optimizar los flujos de tráfico y líder nacional en movimiento de contenedores”, destaca Vidal. “La actividad de esta infraestructura supone un impacto fundamental en su entorno geográfico, aportando unos 28.000 empleos y el 11 % del PIB de la provincia”.

Ver el artículo original en https://bit.ly/3HwqUtj

Fuente: Porthink por: Claudio Lobos

#EtiquetaMarketingGroup

Resultó interesante?

Click en las estrellas

Puntaje Promedio 4 / 5. Votos: 44

Este artículo aún no tiene votos, sea el primero!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *